La bruja del rey

Autora: Cecelia Holland
Editorial: Pamies
Número de páginas: 336
Precio: 19,95 





En 1190, Ricardo Corazón de León organiza una cruzada junto al rey de Francia, Felipe Augusto, para liberar los Santos Lugares de la ocupación árabe. Leonor de Aquitania, madre de Ricardo, desea impedir que su hijo se involucre tanto en ella que desatienda sus deberes en Inglaterra, por lo que envía entre el séquito real de la expedición a Edythe, una muchacha de oscuro pasado, para que la mantenga informada de los planes de su hijo.
Una vez en Tierra Santa, Ricardo hace honor a su sobrenombre y se alza por encima de todas las dificultades, consiguiendo tomar Acre en poco más de un mes aunque la ciudad había resistido durante mucho tiempo los envites de los cruzados.

Pero a pesar de ello la cruzada se desmorona: el rey francés se desentiende de su promesa de liberar Jerusalén y regresa a sus tierras, mientras que los cruzados se dividen entre los diferentes pretendientes al trono de Jerusalén, que sigue sin ser conquistada. Por si todo ello no fuera suficiente, Ricardo cae presa de una extraña enfermedad y la única persona capaz de sanarlo resulta ser Edythe, quien parece tener mucho que ocultar. Pero es hábil en su oficio, tanto que comienza a correr el rumor entre los cruzados de que en realidad se trata de una bruja. 

Y, para terminar de complicar las cosas, en el séquito del rey inglés viaja una persona que puede acabar con sus aspiraciones: Rouquin, el primo de Ricardo… el secreto mejor guardado de Inglaterra.






Este tipo de libros son bastante nuevos para mi, no suelo leer novelas históricas por lo que no tenía grandes expectativas respecto a la historia, pero hay que reconocer que me ha sorprendido mucho.

La trama principal es la lucha continua de Ricardo Corazón de León y los demás cristianos por recuperar Jerusalén y echar a los infieles de ese lugar, haciendo nos ver lo que es capaz de hacer alguien en nombre de la religión, porque en esta época la religión jugaba un papel muy importante.

Google képkeresési találat: http://www.lenolaj.hu/wp-content/uploads/2010/01/tormay_mesekonyv.jpgEl libro también nos cuenta la vida de Edythe una muchacha que trabaja para la reina Leonor, madre del rey Ricardo, y que tiene muchos secretos que esconder, los que irán saliendo a la luz a medida que la historia avanza. Edythe es enviada junto con otras damas a las cruzadas para servir a su hijo y a su otra hija, Juana, con la que Edythe mantiene un estrecha relación. Otra de sus misiones, al igual que la de Juana, es hacer que el rey vuelva a Inglaterra, para así poder detener las artimañas de su hermano Juan (aunque esto último tiene más importancia al final) e intentar que los demás países no conquisten Inglaterra. Eso no será tan fácil, ya que Ricardo esta obcecado con la idea de tomar Jerusalen.
Pero para complicar más las cosas se enamora de Rouquin, primo de Ricardo y Juana, quien también esconde un secreto inimaginable.

Me ha gustado mucho la forma en la que la escritora describe tanto a los personajes, como los lugares; sencillo, agradable y muy realista, ya que explica muy claramente las costumbres y la forma de vivir de aquella época. Quizás en algunas partes, sobre todo al principio, se me ha hecho un poco más pesado y aburrido, pero luego se hace mucho más amena.





Y él, que había guardado su larga mata de pelo, atada con una correa, bajo el colchón de su cama; la quemó. Reunió todo lo demás que tenía de ella (una cofia, una carta y un trozo de lino) y lo quemó también. Fue a la iglesia. Generalmente no podía soportar ni siquiera media misa, pero se arrodilló, rezó, se incorporó y se arrodilló de nuevo con todos los demás, todos los domingos, hasta el missa est. 
Nada de aquello funcionó. No podía dejar de pensar en ella. En cómo se movía, en cómo sabía su boca, en cómo se reía. Pero era una judía y estaba condenada para siempre, era una negadora de Cristo. Una criatura de mágicos y diabólicos poderes. No era de extrañar que fuera una buena médica. Lo había hechizado, corrompido. Por eso era por lo que no podía dejar de pensar en ella. Lo había hecho débil. Se esforzaba por volver a ser el mismo hombre frío y duro que había sido en el pasado, el hombre que solo se preocupaba por superar a otros hombres”.


2 comentarios:

  1. Este creo que lo dejaré pasar pero gracias por la reseña :) Yo si qie spy bastante de novelas historicas aunque me suelen gustar las mas actuales (1700.... 1800...)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No soy mucho de novela histórica, aunque este libro se ve interesante.
    Besos

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.