50 Sombras de Grey


Autora: E.L.James
Editorial: Grijalbo
Número de páginas: 540
Precio17,90 €
Saga: - Cincuenta sombras de Grey

          -Cincuenta sombras más oscuras
          -Cincuenta sombras liberadas


Ana Steel no es más que una estudiante de veintiún años cuando se enamora de Christian Grey, un millonario guapo y elegante de mirada penetrante. Sin embargo, Grey no es el clásico príncipe azul. Para que la relación siga adelante, Ana debe someterse por contrato a la práctica de una relación sexual sadomasoquista en la cual él será el dominante y ella la sometida. Porque Grey es un hombre cuyo pasado esconde muchas sombras pero a quien Ana, dispuesta a todo por amor, tratará de liberar de ellas.

Por fin este verano me decidí a leer este libro. En un principio, no tenía mucho interés en leérmelo, pero después de leer bastantes críticas sobre este libro y escuchar a tu amiga decir maravillas sobre este primer libro, pues decidí dar el paso de leerlo, y aquí estoy.

Es verdad que algunas cosas de la novela (por no decir bastantes), son muy parecidas a la saga Crepúsculo, como por ejemplo; el carácter de Anastasia al principio del libro se parece al que tiene Bella durante toda la saga, la madre de Christian es médico igual que el padre de Edward... y más cosas.
Por lo que respecta a la novela a mi me ha gustado mucho, sobre todo los emails que se intercambiaban entre ellos, algunos eran realmente graciosos en mi opinión. Otra de las cosas que me ha gustado es como Anastasia consigue sacar de quicio a Christian de vez en cuando. Sobre las partes eróticas la verdad, es que no tengo mucho que comentar, por no decir nada.

Mi personaje favorito son duda a sido Christian, aunque es muy autoritario y le gusta tener todo bajo control a medida que la historia avanza podemos ver una parte de él que nunca se había atrevido a mostrar (y no me extraña con el pasado tan horroroso que tiene). Aunque no sean un personaje, el subconsciente de Anastasia y su diosa interior también tienen lo suyo, son monas y graciosas a la vez.

"Y la diosa que llevo dentro da saltitos como una niña a la espera de un helado."

La verdad es que cuando acabas el libro te deja con ganas de más y necesitas leerte el siguiente.




—Bueno… Nunca me he acostado con nadie, así que no lo sé —le digo en voz baja.
Levanto los ojos hacia él, que me mira boquiabierto, paralizado y pálido, muy pálido.
—¿Nunca? —susurra.
Asiento.
—¿Eres virgen?
Asiento con la cabeza y vuelvo a ruborizarme. Cierra los ojos y parece estar contando hasta diez. Cuando los abre, me mira enfadado.
—¿Por qué cojones no me lo habías dicho? —gruñe

1 comentario:

  1. Me lo leí en su día y me gustó muchísimo. Siempre he dicho que en este caso, el segundo incluso está mejor que el primero.

    Besos.

    ResponderEliminar

No os vayáis sin comentar porfi
este blog se alimenta de vuestros comentarios.